Los 5 errores comunes en las dietas: ¿cómo evitarlos?

El fracaso en las dietas es el motivo más común de consulta. Empezar un plan nutricional y no seguirlo, o abandonarlo al poco tiempo de empezarlo, es más frecuente de lo esperado. ¿El motivo? Por desgracia hay más de uno; no obstante, ponerles nombre y apellidos a los errores más recurrentes nos facilitará la búsqueda de soluciones. 

Por citar un ejemplo, hace una semana una paciente de 42 años me ha contactado diciéndome: «Hola, Ana. Me gustaría conseguir cumplir con una dieta de principio a fin. Siempre me sucede, empiezo una dieta para bajar de peso y la abandono a las dos semanas, porque siento que no funciona y pierdo el compromiso que tenía al principio. No entiendo muy bien por qué. Espero puedas ayudarme.»

Los casos como el de esta paciente son bastante frecuentes y, por esta razón, quiero contarte cuáles son los errores más habituales que se cometen a la hora de empezar una dieta, para que puedas tenerlos en cuenta y tomar mucha nota. Es importante evitar este tipo de errores desde el principio para conseguir los objetivos nutricionales que te has planteado.

Motivo 1: Plantearse un objetivo poco realista

Fijarse metas y objetivos al momento de empezar una dieta es importante. Sin embargo, estos objetivos deben ser realistas y específicos, sin pretender resultados mágicos y rápidos. Tus objetivos nutricionales deben responder a las siguientes preguntas «qué deseo lograr», «por qué quiero lograrlo», «cuándo quiero lograrlo» y «cómo voy a lograrlo»

Ejemplo: (qué) Deseo lograr bajar 5 kilos de peso, (para qué) para mejorar mi salud y mi aspecto físico, (cuándo) en los próximos 2 meses (cómo) contando con la guía de un nutricionista profesional y realizando ejercicio físico a diario.

El tiempo que tardes en lograr tu objetivo, va a depender de tu constancia y también de cuán realista sea la meta que te hayas planteado.

Motivo 2: Empezar sin la asesoría de un/una profesional en nutrición

Una dieta está conformada por aquellos alimentos que consumimos habitualmente y, puede variar en función de las características y requerimientos nutricionales de cada persona. Por ello, un objetivo nutricional bien planteado te ayudará a mantener tu salud y a prevenir enfermedades que podrían ser causadas por una ingesta inadecuada de nutrientes. 

Para que esto no ocurra, un nutricionista profesional deberá realizar un estudio previo de tu condición de salud para así poder determinar cuáles son las características y necesidades tu cuerpo, lo que le permitirá diseñar una dieta personalizada basándose en estudios clínicos previos. 

Por lo general, cuando queremos empezar una dieta parabajar de peso, buscamos en Internet recomendaciones que, en numerosas ocasiones, son ofrecidas por personas que no son profesionales del sector salud, lo cual puede influir negativamente en nuestra salud y en los posibles resultados que nos hayamos propuesto.

Si no tienes una adecuada asesoría nutricional, podrías incurrir en errores como: 

  • Optar por desayunos de baja calidad, exceso de galletas, cereales, tostadas + leche, sin incluir apenas proteína o grasas beneficiosas para el organismo.
  • Tomar, a media mañana y por la tarde, embutidos tipo jamón cocido o pavo, que no son realmente carne; además de ser poco nutritivos y contener muchos aditivos.

Una correcta asesoría tendría que incluir:

  • Diseño de menús con preparaciones apetecibles y variadas, incorporando un número de ingestas acorde a las necesidades del paciente.
  • Plantillas personalizadas con un cálculo de calorías adecuado.
  • Educación nutricional para que aprendas que lo más importante es el tipo de alimentos que consumes y, no tanto, las calorías que estos contienen, con el objetivo de que puedas disfrutar de la comida. 

FOTO | Ejemplo de desayuno equilibrado: Tostadas de pan negro multicereales, 30 gramos de aguacate, 1 huevo cocido y pimienta al gusto.

Motivo 3: Una mala organización de la rutina diaria

Plantearte un objetivo claro y definido contando con la ayuda de un nutricionista profesional, es la mejor decisión que puedes tomar, sin embargo, si no mantienes una correcta organización de tu rutina diaria, la consecución de tu objetivo puede fallar.

Ser organizado implica llevar una agenda que te permita establecer horarios definidos que puedas cumplir en función de tu contexto y circunstancias. Estas pautas horarias son las que te van a ayudar a que los nuevos hábitos alimenticios se conviertan en parte de tu día a día sin darte cuenta. Basándome en la experiencia, lo más importante es ir día a día, teniendo claro que cada paso que damos cuenta. Así que, no te rindas y plantéate metas a corto plazo porque, como se suele decir, Roma no se construyó en un día.

Motivo 4: Falta de constancia asociada al tiempo 

Habitualmente, se ha asociado la poca constancia y dedicación a la falta de tiempo o la mala gestión de éste. Porque, cuántas veces hemos escuchado cosas como: «Es que tengo muy poco tiempo, el trabajo no me permite ser constante con el planning, por eso no puedo seguir la dieta al pie de la letra». Se trata de un motivo de consulta bastante común también. No obstante, es un error que tiene solución.

Yo siempre pienso que querer es poder y, si realmente deseamos lograr un objetivo, (sea cual sea), debemos implicarnos para conseguirlo. Esto se traduce en adoptar un compromiso realista con nosotros mismos, que se adapte a nuestra rutina y que, poco a poco, vaya mejorando nuestro estilo de vida. No es tarea sencilla, pero debemos intentar sentirnos dueños del tiempo para moldearlo a nuestras necesidades. 

En mi caso, como nutricionista, me encargo de enseñar a comer a mis pacientes, teniendo en cuenta otros aspectos más allá de la alimentación para no incurrir en los errores mencionados y puedan conseguir sus objetivos en el tiempo planteado. Esto se logra con una adecuada educación nutricional que nos permita ser constantes y no desanimarnos durante las primeras semanas.

En estos días de cuarentena (que ya pronto terminarán), el tiempo está a nuestro favor y nos permite organizarnos mejor, por ello, lo ideal es aprovechar para establecer una rutina con horarios bien definidos. De esta manera, cuando todo vuelva a la normalidad, nos resultará más fácil continuar con nuestros objetivos y cumplirlos. 

En un post anterior te cuento cuáles son los 10 consejos para mantener tu peso ideal durante la cuarentena. Allí te comento algunas pautas y recomendaciones que te vendrán bien durante estos días.

Motivo 5: No realizar actividad física

Realizar ejercicio físico es el complemento perfecto de una dieta bien diseñada. Mantenernos activos es la clave para una óptima pérdida de grasa. Es por esto que, para lograr nuestros objetivos nutricionales es recomendable, además de llevar una buena alimentación, hacer ejercicio de forma regular. En este aspecto, te recomiendo buscar siempre la asesoría de un profesional del deporte ya que, en función de tu condición física y objetivos estéticos, podrán recomendarte la mejor rutina de entrenamiento

Espero que después de haber leído cuáles son los errores más frecuentes que se cometen al empezar una dieta y cómo puedes solucionarlos, hayas tomado nota de la importancia que tienen la planificación, la correcta gestión del tiempo y la asesoría profesional desde el principio. Al final, este será el camino más corto entre tus objetivos y la consecución de los mismos. 

¡Nos vemos en el próximo post!

Añadir comentario

Su E-mail no sera publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow by Email