«¿Por qué tengo oscilaciones diarias en el peso?»

Es una pregunta que me hacen a menudo pacientes que están siguiendo un programa nutricional para la bajada de peso.

El peso puede variar a lo largo del día entre kilo y kilo y medio. Varios factores son influyentes:

  • Los líquidos varían a lo largo del día dependiendo de tus actividades, de lo que comas y lo que bebas. Si realizas ejercicio perderás agua a través del sudor. Por el contrario, consumir alimentos y bebidas altos en sodio, la ingesta excesiva de hidratos de carbono ejercerá el efecto contrario y hará que retengamos líquidos.
  • Contenido intestinal: El hecho de haber evacuado o no antes de subir a la báscula. Además, si padeces estreñimiento la retención de líquidos es mayor a su vez.
  • Medicamentos: Tratamientos prolongados con ciertos fármacos pueden alterar el peso. Algunos aumentan el apetito, otros retienen líquido, otros redistribuyen la grasa corporal.
  • Menstruación: días previos y durante la regla tu peso puede variar entre uno y dos kilos. La retención de líquidos nos hace sentirnos hinchadas y produce un ligero aumento de peso.
  • El hecho de pesarse en básculas diferentes o colocar la báscula en una superficie diferente, usar ropa distinta en cada pesada …

Como verás el peso no lo dice todo.

Yo soy partidaria del peso diario cuando se está realizando un programa nutricional de bajada de peso, porque siempre ayuda a ir conociendo como trabaja nuestro cuerpo, como influye el cambio de hábitos y nos hace más responsables de nuestra medida ponderal y de nuestro estado de salud.

Para ello recomiendo pesarse siempre al levantarnos, con la vejiga vacía y a ser posible desnudos o siempre con la misma ropa y colocando la báscula en la misma superficie, para tener un contexto parecido siempre y evitar al máximo las oscilaciones diarias en el peso.

En mi opinión, quien se pesa a diario tiene más posibilidades de alcanzar sus objetivos, y, una vez alcanzados mantenerlos en el tiempo.

Por otro lado, si lo que la báscula te indica te afecta de tal manera que te puede hacer tirar la toalla, no lo hagas. Sigue tu plan y pésate semanalmente o mejor todavía pésate en la consulta de tu asesor nutricional, qué, además te mostrará otros valores que revelaran tus progresos de manera más fidedigna.

Recuerda que lo importante no es perder kilos sino perder grasa, dos conceptos distintos de los que próximamente hablaremos.

¡Nos vemos en el próximo post!

Añadir comentario

Su E-mail no sera publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.