Celulitis y nutrición: ¿Qué debes saber?

Fuente: Unsplash

La celulitis es un tema que preocupa a un gran porcentaje de personas y, en concreto, a numerosas mujeres en la actualidad. Esto es así, ya que existe un gran desconocimiento sobre qué es, cómo se produce y cómo se puede eliminar.

Por ello, hoy vengo a hablarte sobre la celulitis, para que conozcas los motivos de su aparición y los principales consejos para poder disminuirla y que ya no suponga para ti un completo misterio. 

¿Qué es la celulitis?

Hay que comenzar aclarando que el tejido conjuntivo, es decir, el tejido que se encuentra justo debajo de la piel, no es igual en los hombres que en las mujeres, ya que nosotras tenemos una especie de celdas que ellos no tienen, las cuales se inflaman muy fácilmente cuando nos encontramos en periodo de retención de líquidos y protuyen con forma de “piel de naranja”. Y por otro lado, cuando tenemos un cúmulo de grasa, protuyen formando una especie de hoyitos.

El problema es debido a que, con el paso de los años, esa celda tendrá celulitis acumulada y se volverá fibrosa y permanente. 

Cabe destacar que la celulitis es completamente independiente del peso que tenga una persona, por lo que es algo MUY COMÚN y la poseen el 90% de las mujeres.

¿Hasta qué punto debe preocuparnos?

La celulitis es realmente un problema estético y NO funcional, pero hay ocasiones en las que puede producirse una Dermopatía, que se trata de una afección cutánea que se caracteriza por la hinchazón y el enrojecimiento de la piel. Es, decir, actúa como una enfermedad y puede provocar dolor, dificultando la diambulación. 

Sin embargo, rara vez se manifiesta esta dolencia en los casos habituales de celulitis.

Pero, ¿con qué tipos de celulitis podemos toparnos?

Es necesario diferenciar entre grasa localizada, que NO tiene por qué ser celulítica, flacidez, que es básicamente pérdida de elasticidad de la piel y celulitis.

La celulitis puede ser de 3 tipos:

  • Celulitis edematosa: Situada mayoritariamente en la parte lateral de los muslos y en los glúteos. Es una celulitis NO fibrosa, suele presentar una textura acolchada y puede llegar a ser dolorosa. Es producida por una mala circulación sanguínea, la acumulación de exceso de grasa, retención de líquidos y la no realización de actividad física. Este tipo de celulitis suele empeorar durante la menopausia y requiere de un drenaje linfático para reducir su presencia.
  • Celulitis fibrosa: Se trata de una celulitis dura, que no es producida por la retención de líquidos, sino que sus causas principales son la genética y las alteraciones hormonales. Se caracteriza por ser la más dolorosa, incluso sin tocar la piel en algunas ocasiones. Para tratarla, se suelen utilizar masajes anticelulíticos.
  • Celulitis flácida: Es la celulitis más común y suele situarse en la zona de los muslos y los glúteos. Se caracteriza por su flacidez, ya que se mueve al cambiar de postura. Normalmente se manifiesta en mujeres a partir de los 40 años con exceso de peso, o bien, que hayan perdido peso y no se haya tonificado. Este tipo de celulitis puede reducirse con masajes anticelulíticos, radiofrecuencia o mediante la realización de ejercicio aeróbico.

Ahora seguramente te preguntes cuáles son las maneras de prevenir la indeseada celulitis, sea del tipo que sea y, por ello, a continuación te ofrezco algunos remedios y consejos para evitar al máximo posible su aparición, e incluso mejorar su aspecto una vez que ya se ha creado.

Tratamientos para la celulitis:

  • Alimentación: Algo que sin duda ayuda a prevenir la celulitis es sustituir los hidratos de carbono simples por los complejos ricos en fibra, ya que los primeros provocan picos de insulina, que alteran las hormonas y liberan señales a las células para que retengan líquidos.  Además, lo ideal es optar por cereales completos como la avena, el trigo sarraceno, la espelta, el trigo integral, la quinoa y priorizar el consumo de tubérculos, verduras y legumbres, frente al de otros alimentos. 

Ingerir agua en abundancia es definitivamente una de las maneras más efectivas a la hora de prevenir la celulitis. 

  • Sodio: La sal retiene 3 veces su peso en agua y, por ello, cuando consumimos un exceso de la misma, se produce un aumento de retención de líquidos. Procura evitar alimentos procesados, envasados y consume sales de calidad como la del Himalaya, en escamas o sal yodada, ya que te van a aportar más minerales y serán menos perjudiciales para tu salud.
  • Actividad física: Si quieres reducir o prevenir la celulitis de tu cuerpo, además del resto de consejos, la actividad física será tu mejor aliada en tu rutina diaria ya que ayudará a disminuir esos nódulos adiposos que se acumulan formando los temidos hoyitos de celulitis. Lo ideal es combinar ejercicios cardiovasculares, para eliminar grasa sobrante del cuerpo, como el footing o saltar a la comba, con ejercicios de fuerza y de refuerzo del tren inferior, como sentadillas o zancadas, elevaciones…
  • Otros remedios caseros: Una práctica que funciona para controlar la celulitis es terminar la ducha siempre con agua fría en las piernas, ya que además te provocará sensación de relajación. Además colocar las piernas en alto cuando se noten cargadas van a favorecer la circulación. Otro de los remedios, como ya hemos mencionado previamente, son los masajes con aceites anticelulíticos realizados en la ducha con el cuerpo húmedo, para mayor penetración. Es importante tener siempre la piel bien exfoliada para que actúen lo mejor posible y, para ello, es recomendable utilizar en la ducha un cepillo exfoliante.

Ahora que ya conoces el origen de la celulitis y algunos de sus tratamientos, ¡no tienes por qué temerla!, sino comenzar a combatirla.

Estaré encantada de contestar cualquier duda o sugerencia que te pueda surgir al respecto.

¡Nos vemos en el siguiente post!

Añadir comentario

Su E-mail no sera publicado. Campos obligatorios marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow by Email